1 de abril de 2012

Falsa Alarma

El viernes ocurrió lo que pensé jamás me podría ocurrir a mí, menos con un tercer embarazo, y que solo veía en las películas o contaban algunas mujeres. Tuve una falsa alarma, con ida a la clínica y vuelta a casa humillada, jaja.

Cerca de la una de la tarde mientras iba a buscar a mi hija al colegio, trayecto que no dura más de 10 o 15 minutos, sentí un par de contracciones bien molestas, lo mismo sucedió al regreso. Al llegar a casa me sentía muy cansada, me recosté en la cama mientras hablaba por fono con mi amiga matrona (aquella que me ha acompañado horas previas al parto en mis dos anteriores embarazos) contándole como me sentía.

Por supuesto me dijo que me quedara acostada y viera cada cuantos minutos tenia las contracciones, le hice caso, y en 20 minutos tuve contracciones cada 5 minutos, luego cada 7 o 10, claro que eran contracciones sin dolor. Por lo que agarre el auto y fui a buscar a mi hijo al Jardín, por si acaso luego empezaban mas fuertes y no podía moverme mas que para ir a la clínica.

Todo ese tiempo las contracciones no pararon, así que al volver a casa, llame a mi marido y le dije “mejor te vienes ya”. Mientras llegaba me duché y cambié de ropa. A la media hora mi marido estaba ya en casa. Llame a la matrona y quedamos de juntarnos en la clínica para examinarme.

Los niños quedaron en casa con mi nana, a la espera de ver que pasaba. Debo reconocer que iba bastante tranquila, muy por el contrario de mi marido, que estaba bien nervioso, ya jurando que nacía nuestro hijo ese día, aunque yo tenía ese presentimiento que nos volveríamos a casa ese mismo día.

Llegamos a la clínica, vivimos casi al lado, y me pasaron a la sala de monitoreo, ahí estuvimos cerca de media hora, yo seguía con contracciones regulares, con algunas puntadas leves en el bajo vientre, por lo que para quedar seguros, la matrona decidió examinarme. Si bien estaba con contracciones aún el bebé estaba muy alto, el cuello uterino estaba blando y dilatado pero lo normal producto de los partos anteriores. Así que me mando para la casa, pues todavía no era el momento.

Podría pasar algo durante la madrugada o tal vez no, pero ella creía que más allá de la próxima semana no pasábamos, que dado mis antecedentes anteriores, sobre todo con el parto de mi hijo, era mejor ser precavidos, pues el trabajo de parto podía ser muy rápido.

De todas formas pedimos a mi mamá se viniera a prestarnos apoyo, así en caso que pasara algo en la madrugada o muy rápidamente, no estar preocupados con quien dejar a los niños. También tuvimos que suspender la ida al bautizo de la hija de unos amigos que era fuera de la ciudad, pues no podemos arriesgarnos.

Durante la madrugada del viernes para el sábado dormí bastante bien, comparado con los días anteriores, con menos contracciones. En el día he tenido contracciones regulares, pero nada de dolor, por lo que he decidido relajarme dentro de lo posible y confiar en mi instinto a la hora de partir, espero hacerlo a tiempo, jeje. Pues al final lo que me tiene más nerviosa es no partir a tiempo y pasar por lo que pase con el nacimiento de mi hijo, llegar dilatada completa a la clínica y casi pariéndolo en la calle.

Si de algo nos sirvió lo vivido el viernes, fue para decidir que ya debo dejar de andar de chofer de un lado para otro, entre el Jardín, el colegio, compras, etc. Desde el lunes mi marido tendrá que trasladar a los niños y también retirarlos, aunque eso signifique levantarse más temprano, llegar un poco tarde al trabajo, saltarse la hora del almuerzo y salir más tarde del trabajo.

Por suerte entre el jueves y el viernes en la mañana deje casi todo lo pendiente, listo. Por lo que no tendré que movilizarme mucho y estaré más tranquila en casa, incluso alcance ir a la peluquería, para parir digna al menos, jeje.

El martes tengo nuevamente control con la matrona, siempre y cuando no pase nada antes, pero así como vamos, creo que nuestro hijo se hará esperar un rato más.

7 comentarios:

Pilar dijo...

El parto de mi primera hija fue lo más freak ya que el día anterior había ido a control y ni siquiera estaba abajo según el doctor jajajaj y mi segunda hija la tuve por cesárea programada porque era muchísimo más grande que mi hija mayor (la primera pesó 2480kg y la segunda 3825kg). De haberme pasado lo mismo que tú con tu segundo hijo creo habría estado nerviosa todo el embarazo. Ojalá el día del parto sea tranquilo :) Un abrazo y cuídate!

OR² dijo...

Ande Pame pues que susto!
A tranquilizarse, relajarse, descansar (en la medida de lo posible), que este parto tiene que ser como lo has soñado... :D

Zary dijo...

Que susto!!! Bueno a tomarla con calma y a disfrutar estos últimos días!! Un abrazo.

Mamá Convergente dijo...

Un sustillo, pero ya queda poco para la "no falsa alarma"

lamamadeunabruja dijo...

Eso le puede pasar a cualquiera... yo recuerdo que el día que nació la bruja llamé a un taxi para que me llevara al hospital e iba totalmente convencida de que era una exagerada y me iban a mandar de vuelta a casa y claro ahí me quedé ;)
Así que mejor pasarse de prevenida que acabar pariendo en la calle.

PAOLA dijo...

Me reí demasiado leyendo el post del nacimiento de tu segundo hijo!!! Jajaja casi te imaginaba gritando que no tendrías hijos nunca mas :D
A mi me parece fantástico que todo haya salido tan rápido, yo tuve 10 horas de trabajo de parto!!! Y el dolor, bah, se te olvida en cuanto te ponen al crio en el pecho...
Que salga todo bien, ya no queda nada!!! Un abrazo

100% Mamá dijo...

Pilar: gracias! al igual que tu, con mi segundo hijo fui a ecografia el dia anterior a las 19 hrs y tampoco estaba abajo, jajaja nacio al otro dia....

OR: gracias Oli.

Zary: gracias, pero ya casi ni disfruto, jeje

Mama Convergente: gracias, ojala sea luego...

Lamamadeunabruja: Claro, mejor exagerar, jajaja ya me veo pariendo en la calle :/

Paola: jajajaj para que veas las cosas que una dice cuando esta en trabajo de parto, jajaja gracias por los buenos deseos....