19 de enero de 2012

El malestar de la acidez durante el embarazo y algunos consejos


Esta semana comenzó mi gran pesadilla, la que me ha acompañado en mis dos anteriores embarazos y que también me acompañará durante los próximos 88 días que quedan para que nazca mi hijo, hablo de la acidez.

Debo reconocer que me siento totalmente desvalida cuando empiezan estas molestias, me agota física y psicológicamente, me vuelvo totalmente irritable y mal genio, pues haga lo que haga, coma o no coma, el dolor sigue.

Pero creo que nunca había sentido tanto dolor y molestias por la acidez como hace un par de días, el martes me dormí con el ardor en mi pecho, y al despertar el miércoles en la mañana seguía igual, aún así decidí tomar desayuno, lo que solo sirvió para agravar las molestias. El almuerzo fue un suplicio, comí algunas cucharadas, pero la sensación quemante en mi boca del estómago era insoportable, por lo que no pude seguir almorzando y deje el rico Pastel de Choclo a un lado. Por más antiácido que tomé, no aminoro las molestias. Opté por no comer nada más durante el resto del día, solo beber agua bien fría y un par de vasos de leche helada. Al llegar la noche, la molestia se convirtió en un fuerte dolor en mi pecho, sentía una gran presión en la boca del estómago, como si alguien estuviera sentado encima. Era una sensación que antes no había sentido, incluso pensé que podría ser otra cosa, como Gastroenteritis. Aguantando el dolor, por fin logré dormirme.

Sí, ya lo sé, quizás debería haber ido al médico, pero no soy de las que acostumbra correr a urgencias por cualquier cosa, pensé que en algún momento debería pasar el dolor, aunque si al despertar aún seguía igual, no quedaría otra que llamar al médico, pues dos días seguidos con esa molestia no era normal.

Por suerte ayer desperté bien, ya no sentía ni molestias ni dolor. Pero aún así, tenía miedo a comer algo, pues no quería pasar por lo mismo. Como en el último control, mi ginecólogo me había recomendado visitar a la nutricionista, decidí pedir una hora, así, a parte de poder controlar mi peso, podría darme alguna dieta que ayudara, al menos, a aminorar las molestias de la acidez.

Lamentablemente no logré encontrar horas disponibles para enero, solo para febrero y marzo, y como el 1 de febrero nos vamos de vacaciones, era imposible ir. Por lo que empecé a buscar en el ciberespacio si encontraba alguna página que me ayuda con este problemilla. Y como el que busca siempre encuentra, encontré una dieta para la acidez muy buena, que inmediatamente puse en acción.

La dieta aconseja comer ciertos alimentos en mayor cantidad y frecuencia pero también exige dejar de lado muchos alimentos que me encantan, sobre todo frutas de esta estación. Pero por no sentir acidez estoy dispuesta a hacer el sacrificio. Comencé ayer al desayuno a aplicarla y me ha ido de maravillas, hasta hoy no he sentido molestias, a pesar de que no la he seguido al pie de la letra y ayer en la tarde hice algún desajuste, me he sentido muy bien. Espero seguir así, aunque se que eso será imposible, pero el bajar la frecuencia de la acidez, no tiene precio, jeje.

Como sé que a muchas les puede interesar esta dieta, la comparto con ustedes, espero que les sea tan útil como a mi.

Dieta para la Acidez (Fuente: BabySitio)

Alimentos que hay que suprimir de la dieta: 
El tema más frecuente de las embarazadas a partir del séptimo mes de embarazo es la acidez. Existen alimentos que se pueden evitar para mejorar el funcionamiento intestinal y disminuir la acidez. Es así que hay algunos que por su composición química generan más acidez que otros y también factores como el estrés o la constipación ayudan a que ésta aparezca. A continuación te detallamos los alimentos que no deberías comer para que la acidez disminuya o desaparezca.

• Cítricos: Naranja, mandarina, pomelo, limón.

• Frutas: Frutilla, cerezas y uvas.

• Vegetales de hoja cruda: Lechuga, radicha, radichetta, berro.

• Queso de rayar: De cualquier tipo.

• Dulces: Mermeladas, caramelos, bombones, budines, tortas, facturas.

• Galletitas dulces: Simples y rellenas.

• Fritos: Papas fritas, huevos fritos, milanesas, buñuelos, churros, facturas, donuts, etc...

• Infusiones: Café, té, mate cebado y chocolate.

Consejos para que la acidez desaparezca: 
También es importante seguir nuevos hábitos alimenticios. A continuación te damos algunos consejos que te serán útiles.

• Consume lácteos: Consume leche fría cuando aparezca acidez o crema de leche natural sin agregado de azúcar.

• Evita los yogures: Se pueden reemplazar por una igual cantidad de leche o leches cultivadas.

• Aumenta el consumo de vegetales cocidos: Son ideales el zapallo, la zanahoria, los zapallitos, las remolachas, las chauchas y los espárragos.

• Consume los postres adecuados: De postre puedes consumir frutas preferiblemente sin cáscara, crudas o en compota (manzana, peras, durazno) y además deben estar bien maduras. También puedes comer gelatinas, postres de leche, helados de crema o arroz con leche.

• Restringe el consumo de azúcar: Trata de comer poca cantidad de azúcar, preferiblemente no endulces las infusiones.

• Elige el tipo de pan apropiado: El pan tiene que ser blanco y de panadería preferiblemente tostado o desecado en el horno. Puedes untarlos con quesos descremados o enteros, untables o tipo cuartirolo. También puedes comer galletas pero con poco contenido en grasas.

• Evita las comidas pesadas: Consume carnes asadas, a la parrilla o a la plancha evitando la salsa de tomate y los fritos.

• No consumas huevos fritos: Puedes comer huevos en todas sus formas menos fritos.

• Toma infusiones permitidas: Infusiones de té o té de hierbas pero preferiblemente con leche.

• Aumenta la ingesta diaria de líquidos: Toma abundante cantidad de líquido, en lo posible frío y entre horas.

Si persiste la acidez es importante consultar con el médico obstetra para que te ayude con algún antiácido, pero estas medidas alimentarias bien cumplidas y realizadas en forma permanente son sumamente importantes para hacer desaparecer esta sintomatología tan molesta.

*Puedes leer el texto original AQUÏ

7 comentarios:

Pamela Toledo dijo...

Caramba, que mal. A mi me recetaron Mulcatel cuendo estaba embarazada... aún está en mi botiquín, yo creo que es la tercera botellita que he comprado, es como tener povidona, así de importante. Me bastaba tomar una o dos veces y el malestar pasaba por días.
Saludos.

Anónimo dijo...

Yo estoy igual pero no tanto como tu, tomo malox en pastilla y me alivia bastante. Cuando duermo y me viene la acidez me acomodo sentada y logro dormir. Ahora tengo 8 meses y tomo tums que me trajo mi hermana de EEUU . Tengo bastantes si deseas te puedo regalar algunas. Saludos Danny !!

OR² dijo...

que bueno que pudiste controlar el problema! lo tendré en cuenta para cuando me toque, yo todavía ando en la fase de naúseas, mareos y eso.

Silvia dijo...

Pam a mi la leche fria me aliviaba bastante aunque al final tuve que recurrir a medicinas proque las molestias eran insoportables y debía dormir incluso sentada porque el acido se me venía a la boca si me tumbaba... Mucha suerte y ánimo que ya no te queda nada!

OR² dijo...

Sí es cierto! yo también dormía sentada! Que rápido lo olvidé! :( y la leche sólo la toleraba con mucho hielo, de lo contrario el remedio era peor que la enfermedad...

Pulgamamá dijo...

Uy justo ahora cuando ya tengo 8 meses y medio de embarazo es que estoy sufriendo de acidez y francamente es desesperante. Yo me muero antes de dejar de comer frutas cítricas porque a la vez me provocan muchísimo y me quitan las nauseas (sí, todavía me dan nauseas) y el doctor me recetó una tableta masticable que se toma cada 12 horas y que me ha funcionado bastante bien. Igual lo natural siempre es lo mejor pero a mi no me quedó de otra.
Saludos
pd: que rico pastel de choclo. Me dio antojo...

OR² dijo...

Pulgamamá ¿cual es el nombre de la pastilla que masticas?