28 de febrero de 2012

El no querido retorno

Y como nada es eterno, ya estamos de regreso de nuestras vacaciones, fue un mes excelente, los días estuvieron muy buenos, solo un par de días nublados. La última semana fue la mejor en cuanto a la playa, con el agua más templada de lo normal y el mar muy calmo.

Mis hijos lo pasaron muy bien, a tal punto que no querían volver. Disfrutaron del mar, el aire puro y la familia, pues donde vamos de veraneo mis tíos tienen casas, así que todos los días estábamos con ellos en la playa y mis hijos jugaban y abusaban bastante de su paciencia, pobrecitos, también coincidimos dos semanas con mi prima y mi sobrinita de un año y medio, por lo que tenían con quien jugar mi hija y con quien pelear mi hijo, jeje.

Así mismo hicieron dos nuevos amiguitos, unos hermanitos que tienen la misma edad de mis hijos, con ellos jugaban en la playa, al despedirse el ultimo día lo hicieron de abrazos prometiendo verse el próximo verano y seguro así será, pues ellos son hijos de una pareja de artesanos de la feria que todos los veranos y fines de semana largos se instala en la playa.

Casi todos los días en la mañana los niños salían a caminar con papá, o bien con la Abu, que nos acompaño las últimas dos semanas, si no salían a caminar, bajábamos a bañarnos en las piscinas que se forman en los roquerios, después de almorzar bajábamos a la playa. Ahí los niños jugaban en la arena o bien se bañaban, claro que la que más se bañó, jugó y nadó en las olas fue mi hija, mi hijo si no lo metíamos yo o el papá, sólo se mojaba los pies corriendo y jugando en la orilla.

Lo mejor de tanta actividad fue que mi hijo se dormía muy temprano, muchas veces se durmió a las ocho de la noche, apenas subíamos a la casa lo bañábamos, se tomaba su leche y caía rendido en los brazos de Morfeo, muy pocas veces logro cenar. Cuento aparte era mi hija quien se dormía casi todas las noches después de las diez.

Si bien los que menos descansamos fuimos los papas, el cambio de aire y rutina hace todo distinto, aun trabajando más de lo que hago en casa durante el año, no hay como disfrutar de la brisa marina, el clima y la tranquilidad lejos del ruido y el estrés propio de la ciudad.

Pero ya estamos aquí, y esta semana y la próxima se vienen a full, el próximo lunes operan a mi hijo, lo que ya pone una cuota de estrés para mí, así que ayer partí a hacerle todos los exámenes de sangre que piden antes de una cirugía. También el lunes entra a clases mi hija, y a diferencia del año pasado que compre todo antes de irnos de vacaciones, ahora debo partir a comprar la lista de útiles escolares y lo que haga falta del uniforme, que hasta el momento sólo son zapatos, pues el resto del uniforme le queda bueno aún, además comprar la lista de útiles para mi hijo, que entra al Jardín Infantil a mediados de marzo. Esta semana también debo repetir los exámenes para descartar una posible diabetes gestacional, lo que implica toda una mañana perdida.

Como acostumbramos a decir aquí en Chile “se nos vino marzo” y yo ya empiezo a contra reloj, cada día se acerca más el nacimiento de mi hijo, por lo que debo aprovechar este mes para hacer todas las compras que faltan para él, es decir todo, y además dejar avanzado el par de proyectos en los que estoy trabajando y del que pronto les contaré.

9 comentarios:

Elva Martínez Medina dijo...

Ante todo mucha tranquilidad tras la vuelta, como se suele decir "vístete despacio que tengo prisa".
Besitos

Pulgamamá dijo...

Uy, de solo leer todo lo que debes hacer me canso. Y es que como todavia no soy mama (muy pronto) no me imagino lo ocupada que esta uno. En todo caso, cada vez que puedas, aunque sean cinco minutos aparta un tiempito para descansar, sobre todo ahora que viene tu hijo. Saludos!

Juliana Sierra dijo...

Hola Pame, he sido lectora silenciosa de tu blog hasta ahora jejeje. Quiero mandarte mucha energía positiva desde Colombia para todo lo que tienes en frente, con seguridad todo saldrá bien, realmente admiro tu vitalidad y que rico que hayan pasado esas deliciosas vacaciones, que de seguro sirvió para que se recargaran las baterías! :)

Bere dijo...

Bienvenida!! que lástima que se hayan terminado las vacaciones, pero que alegría que estás por aquí nuevamente :D

Espero que todo vaya muy bien con la operación de tu hijo, me imagino los nervios! Y también con el nacimiento de tu pequeño, que emoción :D

Zary dijo...

me has hecho recordar nuestras vacaciones y me ha entrado la nostalgia. Más aún hoy, cuando mañana empiezo a trabajar en una ofician después de estar dedicada 100% a mi hija desde que nació. Que bueno que estés de regreso. Voy a estar muy pendiente de ti, por tu embarazo, y de como avanza la operación de tu pequeño. Un abrazo cálido.

OR² dijo...

Ni modo, nada es eterno... :( pero por otro lado, la rutina nos viene bien para agarrar de nuevo el ritmo.
Que todo salga perfecto con la operación de tu niño, con la vuelta a clases y esperemos no haya complicaciones con la diabetes
¡Re-Bienvenida!

lamamadeunabruja dijo...

Te digo lo mismo que el año pasado: un mes de vacaciones!! quién lo pillara!!
Me alegro de que lo hayáis disfrutado, ahora a ti ya te toca descansar...

100% Mamá dijo...

Elva: Gracias, asi lo hare...

Pulgamama: uf, yo creo que me dedicare a descansar mas de 5 minutos y aprender a delegar...

Juliana: bienvenida, saliste del closet del silencio, jeje, espero seguir viendo tus comentarios, muchas gracias.

Bere: gracias amiga linda....

Zary: gracias linda, suerte en tu nuevo desafio, omo ya te dije, seguro te ira muy bien...

OR: muchas gracias.... por las buenas vibras.... un beso

lamamadeunabruja: jeje, eso! a descansar si es que se puede... besos!

Silvia dijo...

La vuelta siempre es dura y sobre todo si se te presenta tan atareada como a tí.
Mucha suerte con la diabetes gestacional. Ojalá quede descartada. La operación de tu hijo saldrá fenomenal, ya lo verás.
¡Ánimo con todo guapa!