2 de marzo de 2011

Al borde del colapso

Por donde quiera mirarlo hoy no ha sido mi día. Me siento agotada, colapsada y creo que la tarea de ser mamá me quedo ancha.

Todo partió con el mal dormir que tuve, pues mi hijo despertó llorando cerca de las 4 de la madrugada, lo saque de su cuna y lo lleve a mi dormitorio para que se calmara, así durmió todo lo que quedaba de noche quejandose y durmiendo encima mío como koala.

La mañana no fue muy distinta a lo que ha ocurrido todo el verano, lucha para vestir a mi hija y lucha para mudar al guatón, gritos y llantos de mi hija por que su hermano le quita juguetes o no la deja tranquila.

Juguetes tirados por toda la casa, perdí la cuenta de cuantas veces los ordene y metí en sus cajas, 3 veces casi caí al tropezar con ellos. De nada servía pedir a mi hija que los guardara, pues después de guardar 5 juguetes, mi hijo ya había dado vuelta la caja al suelo.

Para poder ducharme en paz, los deje entretenidos viendo sus vídeos favoritos de Cantajuegos (en un próximo post hablare de ellos). Cinco minutos me duro la paz, llego mi hijo al baño y tiro en la tina cuanta cosa encontró a mano: papel higiénico, toalla y ropa. No tengo tregua con este chico.

Como pude ordene por enésima vez el departamento y prepare sus comidas, todo esto amenizado por gritos y peleas, y también risas mientras jugaban a tirarse al piso abrazados, lanzarse las pelotas por la cara, brincar en el sofá y saltar del puff, claro que esto último termino con el llanto de mi hijo al caer de cabeza al suelo, suerte que no le paso nada, pero me hizo pasar un susto.

Después que almorzaron logré que nos recostáramos los tres a jugar en la cama, a los minutos mi hijo ya había mordido a su hermana en la espalda y la pierna, nuevamente llantos de mi hija de dolor y llantos de mi guatón porque lo reté; mi hija para de llorar y empiezan sus gritos para reclamar que su hermano no puede llorar, pues es ella la que esta llorando, como si tuviera la exclusividad del llanto.

Llego la hora de la leche, fuí a la cocina a prepararlas y cuando vuelvo encuentro todos los dvd regados por mi dormitorio, obra de mi amado hijo. Por fin al tomar su leche mi guatón se quedo dormido, tiempo que aproveche para ordenar los dvd y los libros que también había botado. Mientras de fondo escuchaba la cantaleta de mi hija: "mamá, estoy aburrida", "mamá, todos los niños están en la calle, van al parque, y nosotros aquí encerrados", "mamá, quiero salir", etc etc.

Como teníamos que ir al mall a juntarnos con mi marido y comprar su mochila y parka, que es lo único que me falta por comprar para el comienzo de clases. Le dije que la cambiaría de ropa y arreglaría para salir, otro show, perseguirla para vestirla, lavarle la cara y peinarla. En eso despertó su hermano (no durmió mas de media hora), otra lucha para mudarlo y arreglarlo a él.

Ya todos listos y mi hijo sentado en el coche, voy a tomar las llaves del auto, y sorpresa!, no estaban en su lugar!, di vueltas el depto buscándolas, llamé a mi marido por teléfono y tampoco las tenía, busqué en cada rincón y lugar más insospechado y nada. Agotada, saqué a mi hijo del coche y le expliqué a mi hija que no había salida, llanto de los dos.

Para colmo, a los minutos llega mi marido, me ve con cara de cuatro metros tirada en el sillón y me dice: "Pame, ¿como puedes estar así porque te quedaste sin ir al mall?". Valor!! como si no ir al mall fuera el mayor de mis problemas.

En días como hoy siento que estoy al borde de un ataque de nervios, que lo hago pésimo como mamá, pues no se como lidear con sus peleas, ni llantos, ni porfías. Me da cargo de conciencia gritarles, retarlos o bien castigarlos. Claro que ahora, en la tranquilidad de la noche y ya más serena, creo que soy un poco exagerada.

Que al final del día, mis hijos ya agotados a punto de dormir, se desviven en abrazos y llenandose de besos entre ellos. Y lo mejor, que a mi también me tocaron besitos de amor incondicional. Eso no hace olvidar el mal día que he tenido, pero al menos lo minimiza, al fin y al cabo mañana será otro día.

11 comentarios:

Bere dijo...

Tranquila, mujer! a veces es super dificil mantener la calma cuando los nenes se empeñan en no darnos un minuto de paz!
Lo de los juguetes me pasa todo el día, la verdad ya llegué a la conclusión de que es inútil tratar de que estén ordenados, creo que Gabriel piensa que así no sirven de nada, jejeje

Sandra dijo...

Por estos momentos pasamos todas las madres. Muchos ánimos que seguro que tendrás días mejores.

Maria dijo...

Ayy esos días son muy dificiles, animo. Espero que hayas podido descansar y te despiertes mejor. Un besito fuerte

La chica de las flores. dijo...

Pues hoy ha sido uno de esos días en que no ves la luz...
Mañana será mejor... no te queda otra!

Besicos guapa!

Y enhorabuena por esos niños tan bonitos con tanta energía, jiji!!

Virgini@ dijo...

Lo malo k es no dormir... yo llevo tmb llevo una semana, tengo a los 3 pekes malos y llega un punto k los lloros desesparan... komo te entiendo, juguetes, ropa, komidas... ojjj
Hay días k marcho al curro corriendo, por lo menos no oigo lloros jajaja
Un besote muy muy grande una más de tus kompi de batallas :D

Vicky dijo...

Pame estamos de vuelta en la cruda realidad jajajaja estoy en la mismas, y aún no logro enchufarme!!! a armarse de paciencia y respirar profundo y cuando estés a punto de reventar piensa en algo divertido ;)
Besos!!!

lamamadeunabruja dijo...

No me extraña que acabases agotada, pero hoy es otro día y seguro que será mejor.
A veeces los maridos no sé si se hacen los tontos o es que realmente no se enteran de nada, es fin qué desesperación!! jaja

Claudia Canifru dijo...

Se agradecen los post sinceros como este, de verdad.

Mi hija también me agota, pero puta, es culpa mía que muchas veces la malenseño. A veces quiere andar toooodo el rato en brazos, sino llora. Me imagino tú con dos!!!

Ánimo!!! De seguro ya es otro día.

100% Mamá dijo...

Bere: jajaja, yo creo que los mios piensan igual que Gabriel.

Sandra: si, por suerte los días malos son los menos, gracias.

Maria: si, desperte mucho mejor, jeje

La Chica de las Flores: gracias linda.

Virguini@: gracias por el apoyo, suerte con tus 3, jeje

Vicky: jaja, asi es, la cruda realidad...

Lamamadeunabruja: jajaja, a mi marido le encanto tu comentario, jajaj y pregunta: de que no me entere? jajaja

Claudia Canifru: en dias como estos la sinceridad me aflora por los poros, jajaja menos mal que este post lo escribi ya con las aguas reposadas, sino, me censuran, jajaja

Un abrazo a todas y gracias por los animos!!!

Katty dijo...

Pucha estoy embarazada de mi segund@ hij@ y al leer este relato, me dio susto, como que me arrepentí jajajajjajajaja pero tienes razón, si ya con uno, es fabuloso que me llene de besos y te quieros, me imagino que con dos debe ser increíble.

Me gustó tu blog, seguiré frecuentandolo. Cariños.

Anónimo dijo...

Siento q estoy a punto de colapsar tengo una bebé de 7 meses desde que nacio en la noche siempre pide su biberon 4 veces, soy mamá fulltime y eso de lidear con un pequeño todo el dia es cansado ya que demandan mucho tiempo... gracias a Dios tengo la bendición de cuidar yo a mi hija pero ya me siento agotada de no dormir, mi pequeña casi no duerme y si lo hace son dormidas de gato ya probe de darle mas biberon pero igual aunque le de mas ella siempre pide su bibi ya no se q hacer realmente es estresante no poder dormir sumandole las cotidianas cosas del dia a dia pagar los recibos q vienen mes a mes ya no se q hacer