8 de agosto de 2012

La Belleza de Leer


Me apasiona la lectura, amo los libros y me gusta tener libros en mi casa, por supuesto me gustaría tener muchos más de los que tengo, sueño con tener una habitación con sus paredes tapizadas de libros. Fui una gran lectora y devoradora de libros, digo “fui”, porque desde que nació la Mayor con suerte he logrado terminar de leer uno.

Me gustaba leer todo tipo de libros -históricos, ciencia ficción, románticos, clásicos, best sellers, etc- también tengo mis escritores favoritos  como Gabriel García Márquez, León Uris e Isabel Allende entre otros. No hay nada tan educativo como la lectura, leer nos hace sumergirnos en el mundo de la imaginación, poder soñar, viajar, conocer y aprender. Por eso, desde pequeñitos a mis hijos, con mi marido, hemos estado inculcándoles el amor por los libros.

Y eso ha dado sus frutos, desde chica la Mayor tiene la costumbre de ir al baño con varios libros bajo el brazo, le gusta hojear sus libros o que se los lean, o bien intentar leerlos ella misma (ahora que esta aprendiendo leer), todo mientras ella hace sus necesidades, jeje.

Así también he visto como la Mayor juega a leerle cuentos a su hermano, los he visto un par de veces sentados tranquilos uno al lado del otro en la alfombra, cosa rara en ellos (el que estén sentados tranquilos), mientras la Mayor hojea y cuenta la historia de un libro al Mediano, que la mira con mucha atención.

Me tiene encantada que este último periodo la Mayor ya no le pide a su papá que traiga juguetes de regalo (esos me los pide a mi) sino que pide que le compre libros para qué se los lea en las noches antes de dormir.

El motivar a los hijos con la lectura, no sólo es comprarles libros, sino además leerlos y disfrutarlos juntos. Lamentablemente en este país los libros son caros, pero aún así, existen alternativas económicas para incentivar la lectura, por ejemplo los libros usados, todas a precios más asequibles que muchos juguetes de moda o una consola de juegos.

Sin darnos cuenta con solo sembrar esa pequeña semillita, en poco tiempo cosecharemos hijos amantes y solícitos de sueños y aventuras que encontrarán en esos libros.

2 comentarios:

Caro dijo...

Pienso como tú, en una casa con libros siempre encontrarás ninos lectores, a mí me encanta comprarle libros a mi hijo y tengo la suerte de que en Alemania los libros son subvencionados, puedes adquirir ediciones preciosas por un valor muy módico... m nino tiene 4 meses y ya le leemos, le mostramos los dibujos de las hitorias, tiene libros táctiles...a veces yo le leo lo que yo estoy leyendo en ese momento, aguanta unos pocos minutos, pero me encanta hacerlo. Espero que sea un buen lector como sus papás...pero si no, bueno, cada hijo es distinto y hay que aceptarlo.
Libros en castellano para él espero comprar en Chile.
Saludos!!!

Claudia Canifru dijo...

Mi hija es entera cabrona, cuesta leerle un libro, ella los agarra sola y los lee a su pinta.
Pero como soy seca pa leer, espero que por imitación también lo haga. Sería la raja!